Bienvenido al Blog de Mercer Hoteles, aquí encontrará todas las noticias, novedades y promociones de nuestros hoteles 5 estrellas y gran lujo en España, así como cosas interesantes que nos encantan.

Volver al blog

Categorías

Entradas con el tag:'Viajes'

Barrios de Sevilla

Barrios de Sevilla

Cada uno de los pintorescos barrios de la monumental e histórica Sevilla derrocha su propia personalidad.

En una ruta por los distintos barrios, el viajero descubrirá la historia y evolución de la ciudad así como las costumbres y alegría de sus gentes: El color y la magia de Sevilla está en sus barrios.


1. Casco antiguo: Los tres monumentos sevillanos Patrimonio de la Humanidad

A menos de 10 minutos paseado desde el Mercer Sevilla se encuentran la Catedral, los Reales Alcázares y el Archivo General de Indias.

La Catedral de Santa María fue construida sobre una antigua mezquita. Destacan su famosa torre campanario (La Giralda) y su claustro (Patio de los Naranjos). A escasos metros de la Catedral se encuentra el “monumento de los monumentos”: Los imponentes Reales Alcázares y sus bellos jardines (elegidos como escenario de “Juego de Tronos”). Y junto a ellos, se puede visitar el Archivo General de Indias que reúne una documentación excepcional sobre la administración de los territorios ultramarinos españoles.



2. Santa Cruz: De tapas por la antigua judería

La calle Mateos Gagos (desde la que se tiene una de las mejores perspectivas de La Giralda), el animado ambiente de terrazas alrededor de la calle Santa María Blanca, las pintorescas Plazas de Santa Cruz, de Doña Elvira o de los Venerables, o el histórico Callejón del Agua (por donde discurría el agua que abastecía los jardines de los Reales Alcázares) son algunas referencias de Santa Cruz. Pero la mejor opción para descubrir este barrio es dejarse llevar.



3. El Arenal, frente al río Guadalquivir

Tras el descubrimiento de América (1492) y durante varios siglos, el Arenal fue el puerto central del comercio de España con el Nuevo Mundo. En la actualidad es un barrio monumental y cultural. 

Entre el Puente de San Telmo y el Puente de Triana, vale la pena disfrutar de la orilla del Guadalquivir (Paseo Colón), la Torre del Oro (primitivo baluarte árabe y actual museo naval) o la Real Maestranza y tomar algo en alguno de los locales junto al río o en las tabernas centenarias del barrio (calle García Vinuesa). Junto al Puente de Triana, el Mercado Lonja del Barranco tiene una moderna oferta de tapas gourmet en un edificio proyectado por Eiffel. 



4. Barrio de Triana

Cruzando el Puente de Triana (a 10 minutos andando del Mercer Sevilla) se llega al margen opuesto del río y al barrio más alegre y popular de Sevilla. El Mercado de Abastos, el Centro de la Cerámica de Triana, la Basílica de los Marineros, y el tapeo en las calles Betis, Asunción o Castilla, son solo algunas recomendaciones de un barrio en el que conviene perderse y, sobre todo, disfrutar. 

Javier García, Guest Relations Manager del Mercer Sevilla nos da algunas pistas para ir de tapas por Triana: En la “Blanca Paloma”, “La Primera del Puente” o la “Taberna Paco España” el visitante se sentirá como uno más del barrio.



5. Sur, la Sevilla de la Exposición Iberoamericana de 1929

El Parque de María Luisa es el oasis de la ciudad con 34 hectáreas de vegetación ideales para pasear a la sombra. En el impresionante Pabellón Mudéjar (uno de los antiguos pabellones en los que se albergó la Exposición Iberoamericana) se encuentra el Museo de Artes y Costumbres Populares de Sevilla. Y frente al Parque, la monumental Plaza de España invita a darse un encantador paseo en barca.



6. Centro, alrededor del Ayuntamiento

La zona de shopping se encuentra alrededor de la Plaza Nueva (sede del Ayuntamiento), la calle Tetuán y la calle Sierpes (donde se encuentra la Confitería La Campana, fundada en 1885, famosa por sus deliciosos helados).

En la misma zona se encuentran la Casa-Palacio de la Condesa de Lebrija (“el Palacio mejor pavimentado de Europa” por su colección de mosaicos romanos) y el espacio Metropol Parasol (la estructura de madera más grande del mundo, del arquitecto Jürgen Meyer y con un bello mirador de la ciudad).



7. La Macarena y sus murallas

La Macarena es barrio tradicional, castizo y devoto. Su epicentro es la calle Bécquer donde se encuentra la Basílica de la Macarena así como los restos de la antigua muralla de la ciudad en los siglos XI y XII.

Gaudí y Barcelona

Gaudí y Barcelona

“No hay razón para no probar algo nuevo solo porque nadie lo haya intentado antes.” Antoni Gaudí


BARCELONA MODERNISTA

Tras la revolución industrial y sus avances tecnológicos, Barcelona experimenta un importante desarrollo económico y urbanístico. A finales del XIX, es una ciudad renovada y adinerada, donde un grupo de  jóvenes arquitectos encuentran el marco idóneo para desarrollar nuevas formas de expresión rompedoras, personales y creativas: Un legado de más de 100 construcciones modernistas, entre las que destacan las de Antoni Gaudí (Reus 1852 – Barcelona 1926), arquitecto innovador y estandarte del Modernismo catalán. 


ANTONI GAUDÍ, VIDA Y OBRA

Nacido en el seno de una familia de artesanos (caldereros), su infancia transcurre en Riudoms (una pequeña población de la provincia de Tarragona) hasta que se traslada a Barcelona a estudiar arquitectura. Colabora con varios arquitectos de la época, para financiarse los estudios y pronto desarrolla sus primeros proyectos en solitario, como las farolas de la Plaza Real.

“No sé si hemos dado el título a un loco o a un genio, el tiempo lo dirá.” Elies Rogent, Director de la Escuela de Arquitectura de Barcelona (1878)


CASA VICENS 

La familia Vicens -propietaria de una fábrica de cerámica- encarga la reforma de su segunda residencia en el Barrio de Gracia a un Gaudí recién licenciado. Es el primer edificio del arquitecto en Barcelona (1878), quien ya deja ver su libertad creativa y su personal aportación a la renovación estética. De estilo orientalista, la Casa Vicens es considerada un anticipo del Modernismo catalán y está abierta al público desde 2017. 


PALAU GÜELL

En 1886 Gaudí recibe el primer gran encargo de su carrera. El Conde Güell -empresario, miembro de una influyente familia barcelonesa, convertido en admirador, amigo y mecenas de Gaudí- le encomienda la construcción de su nueva vivienda familiar cerca de La Rambla. Gaudí proyecta un palacio novedoso en todos los sentidos (espacio, luz, volumen, ornamentación y simbolismo que desarrollará en sus siguientes obras). 


PARK GÜELL

De nuevo Güell confía en Gaudí para proyectar una urbanización en unos terrenos a las afueras de Barcelona (1900). Debía contar con unas 60 viviendas en un inmenso jardín con vistas panorámicas. El proyecto fracasa debido a su ubicación lejos del Eixample (distrito de moda entre la burguesía). Pese a ello, el Park Güell adquiere una rápida popularidad entre visitantes y barceloneses para la celebración de actos sociales y eventos. Tras el fallecimiento del Conde Güell (1918) sus herederos lo venden al Ayuntamiento que lo convierte en parque público. El Park Güell refleja la etapa naturalista de Gaudí: Arquitectura y naturaleza se integran en más de 17 hectáreas, con formas onduladas, coloridas y simbólicas.

“Todo sale del gran libro de la naturaleza”. Antoni Gaudí

A principios del XX, Gaudí goza de reconocimiento entre la burguesía barcelonesa. Sus sucesivos encargos son inmuebles de pisos para familias Calvet, Batlló o Milà.


CASA BATLLÓ

El empresario textil Josep Batlló adquiere un sobrio edificio en el Passeig de Gràcia y encarga su reforma (1904) al arquitecto del momento. Gaudí crea una casa familiar de 8 plantas, alegre y colorista, de formas onduladas y tonos azules, y con una espectacular fachada y balcones. Impresionado por el trabajo de Gaudí, Batlló lo recomienda a un amigo, para el que Gaudí acabaría construyendo la Casa Milà (1906). 


CASA MILÀ “LA PEDRERA”

Pertenecientes a familias acomodadas, los Milà deseaban plasmar su posición mediante la construcción de un edificio de viviendas, innovador, lujoso y de grandes dimensiones, en el solar adquirido en la calle de moda (Passeig de Gràcia). De nuevo, un Gaudí se inspira en la naturaleza para diseñar hasta el mínimo detalle este singular edificio imposible de resumir. Problemas administrativos con el Ayuntamiento y divergencias con los Milà retrasan la obra, lo que no impide al arquitecto plasmar su madurez artística.


SAGRADA FAMILIA

Pese a todo, la obra más compleja de su carrera y en la que invierte 43 años de trabajo (en especial al final de su carrera) es la Sagrada Familia. En 1883 Gaudí es nombrado arquitecto del templo expiatorio de la Sagrada Familia. Gaudí asume y replantea el proyecto iniciado por otro arquitecto, convirtiéndolo en una obra mucho más ambiciosa. El arquitecto de profundas creencias religiosas pretende crear el templo perfecto. 

“Vendrá gente de todo el mundo para ver lo que estamos haciendo.” Antoni Gaudí

La Sagrada Familia es revolucionaria en muchos sentidos, como su estructura, su altura,  los recursos constructivos empleados y su simbolismo. Representa la plenitud artística del arquitecto, la culminación de su estilo naturalista y la síntesis de todas sus obras anteriores.

El templo expiatorio de la Sagrada Familia es un símbolo de identidad de Barcelona y el máximo exponente de la arquitectura modernista, reconocido mundialmente. Basada en los planos originales de Gaudí, su finalización está prevista para el 2026 coincidiendo con el centenario de la muerte del arquitecto.  

En 1926, Gaudí muere atropellado por un tranvía en Barcelona. Inicialmente los transeúntes lo confunden con un vagabundo (a los 73 años de edad, el arquitecto lleva una vida austera entregado a la religión y a su trabajo), pese a que días más tarde la ciudad le rinde homenaje en un entierro multitudinario. Su cripta se encuentra en la Sagrada Familia, el templo al que dedicó su vida. 

Pionero de las vanguardias artísticas del XX, este genio es una de las figuras más estudiadas y admiradas de la arquitectura de todos los tiempos. Siete de las obras de Gaudí han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En pleno siglo XXI, Barcelona no puede entenderse sin el legado de su arquitecto más universal. 

Casas-Palacio de Sevilla

Sevilla cuenta con varias decenas de casas-palacio señoriales, residencias de grandes linajes pasados y presentes.

Con el descubrimiento de América (1492), el puerto de Sevilla se convierte en un enclave estratégico para el comercio con las Indias. Esto representa un importante desarrollo económico así como una transformación cultural y artística, conocida como el Siglo de Oro sevillano. Algunas de las familias más prósperas -enriquecidas mediante el comercio con el Nuevo Mundo- encargan las construcción de bellas casas señoriales en las que fijan sus nuevas residencias (siglos XV-XVI). Actualmente existen unas 25 casas-palacio en Sevilla, algunas de las cuales siguen siendo residencias privadas. 


1. CASA DE DUEÑAS

Fundada por la familia Pineda en el siglo XV y propiedad del Ducado de Alba desde el siglo XVII, la casa ocupa del espacio del desaparecido monasterio de Santa María de las Dueñas. En el XIX, el Palacio de Dueñas es convertido en casa de vecinos, una de cuyas dependencias es alquilada a los padres del poeta español Antonio Machado. El que fuera uno de los referentes de la Generación Poética del 98, nació y pasó su infancia entre las paredes del palacio. Años más tardes, Las Dueñas es testigo de invitados ilustres de los Duques de Alba como Jacqueline Kennedy, Grace Kelly o Rainiero de Mónaco. El conjunto de edificios y patios abarca diferentes estilos arquitectónicos y destaca por su valor histórico y su colección de pinturas, tapices, esculturas, fotografías o muebles.


2. CASA PILATOS o PALACIO DE LOS DUQUES DE MEDINACELI

Construido en el siglo XV, es propiedad del Ducado de Medinaceli. Tan importante es su historia como su valor patrimonial. Patios, jardines, galerías, fuentes, columnas, yeserías, azulejos, pabellones, salas, mobiliario, junto con una gran colección de arte clásico y una serie de pinturas de tauromaquia de Goya, constituyen la más grande de todas las casas-palacio sevillanas. Declarado Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico de España, ha sido escenario de producciones como “Lawrence de Arabia” (1942).


3. PALACIO DE LA CONDESA DE LEBRIJA

Construida en el siglo XVI, pasa por diferentes propietarios hasta que en 1901 es adquirida y restaurada por la Condesa de Lebrija (dama ilustre y enamorada de la arqueología). Considerado “el Palacio mejor pavimentado de Europa”, destacan su colección de mosaicos romanos (especialmente los que cubren el suelo del patio central), su colección de arte y antigüedades, así como una biblioteca con 4.000 volúmenes. Este palacio renacentista es Bien de Interés Cultural y Patrimonio histórico de España.


4. PALACIO DE LOS MARQUESES DE ALGABA

La residencia palaciega renacentista construida en el siglo XV por los Marqueses de La Algaba es uno de los mejores exponentes del arte mudéjar civil en Sevilla. A lo largo de su historia, el edificio pasa por diversos propietarios y es destinado a diferentes usos (teatro, casa de vecinos y cine de verano), hasta que es adquirido y rehabilitado por el Ayuntamiento de Sevilla, para albergar el Centro de Arte Mudéjar de la capital.  


Mercer Sevilla
5. CASA PALACIO CASTELAR

Otro de estos tesoros arquitectónicos sevillanos es la Casa Palacio Castelar, ubicada en pleno centro histórico y en la que se encuentra el Mercer Sevilla. Se trata de un palacete burgués que data de 1880, cuidadosamente restaurado por los arquitectos sevillanos Cruz y Ortiz. El Mercer Sevilla conserva la estructura original en torno al patio central, la escalinata de mármol o los techos altos en las habitaciones situadas en la planta “noble” de la antigua casa-palacio.

Mercer Sevilla

Los secretos del Barrio del Born que no debes perderte

A menos de 5 minutos andando del Mercer Barcelona, se encuentra el barrio de Born, una de las zonas más cosmopolitas de la Ciudad Condal. Monumentos, palacios, museos, galerías, restaurantes, terrazas, tiendas, moda y diseño: Te descubrimos algunos secretos del Born.


En origen, este fue un barrio marinero y artesano de familias humildes instaladas extramuros. A partir del siglo XIII, nobles y mercaderes enriquecidos gracias al comercio marítimo instalan sus residencias en bellos palacios, dando al barrio un aire señorial y convirtiéndolo en el centro económico de la ciudad hasta el XV. Prueba de ello es la construcción de la basílica de Santa María del Mar (s. XIV) que consolida la identidad del barrio. 


LOS 10 SECRETOS DEL BORN

1. Palacio de la Música Catalana

Construido como sede del Orfeón Catalán por el arquitecto Domènech i Montaner (1905) y sufragado por suscripción popular, el 'Palau' se convirtió en parte del patrimonio simbólico barcelonés y escenario de la vida cultural y social de la ciudad. Declarado Patrimonio Mundial (UNESCO), este impresionante edificio modernista y su excelente acústica son una referencia en el panorama artístico internacional. 


2. Museo Picasso

Más de 4.200 obras forman la colección más completa de los trabajos de juventud de Picasso en todo el mundo. Inaugurado en 1963, el museo revela el vínculo del artista con Barcelona. Las obras se muestran ordenadas cronológicamente a lo largo de 5 palacios de estilo gótico civil catalán (siglos XIII y XIV): Un contenido y continente excepcionales para uno de los museos más importantes de la ciudad.


3. Santa María del Mar

Construida en sólo 55 años (s. XIV) es la única iglesia de estilo gótico catalán puro. Conocida como la 'Catedral del pueblo', la historia de Santa María del Mar está ligada a los vecinos del Born. Y es que los feligreses del barrio sufragaron la construcción de su basílica, mediante su trabajo. Es el caso de los descargadores del muelle (denominados 'bastaixos') quienes en su tiempo libre cargaban una a una las piedras destinadas a la iglesia desde la cantera de Montjuïc. De hecho, la puerta principal de Santa María puede observarse un homenaje a los 'bastaixos' que ayudaron a levantarla.

Curiosidad: La historia de esta maravillosa basílica y del barrio quedó inmortalizada en la novela 'La Catedral del Mar' de Ildefonso Falcones, cuya lectura os recomendamos.



4. Paseo del Born

Delimitado por el antiguo mercado del Born (actual sede del Born Centre Cultural) y por la basílica de Santa María del Mar, el paseo cuenta con edificios del siglo XIV, terrazas y bares de moda, tiendas de diseño y un ambiente animado. En la época medieval fue escenario de torneos y justas de caballeros (que dan nombre al barrio), celebraciones religiosas y profanas, ferias… 



5. El Born Centro de Cultura y Memoria

Este espacio cultural está integrado en el edificio del antiguo mercado del Born (1876). Su estructura exterior es un ejemplo de la arquitectura del hierro. Y su interior alberga un impresionante yacimiento arqueológico en excelente estado de conservación, testigo de la vida del barrio y de la historia de la ciudad desde la época romana hasta principios del siglo XVIII. Exposiciones y actividades culturales completan la oferta de este singular centro.


6. Estación de Francia

Inaugurada por el rey Alfonso XIII con motivo de la Exposición Internacional (1929), esta moderna estación debía estar a la altura de la primera línea que conectaría Barcelona con Francia. Destacan el vestíbulo novecentista y la estructura metálica de las vías, uno de los principales exponentes de la arquitectura de hierro modernista en Barcelona. 

Curiosidad: La estación de Francia ha sido comparada a menudo con la 'Gare d’Orsay' de París.


7. Parque de la Ciudadela

A finales del XIX, en pleno desarrollo industrial, la ciudad reclamaba un gran espacio verde de uso público. Trazado sobre los terrenos de la antigua fortaleza de la Ciudadela, el parque es inaugurado pocos años antes de acoger la Exposición Universal (1888). En la actualidad, además de su bio-diversidad, destacan sus esculturas, cascada, glorieta y edificios como el antiguo Arsenal de la Ciudadela (hoy sede del Parlamento catalán), los museos de Geología y Zoología, el Umbráculo, el Invernáculo y el zoo de Barcelona.


8. Arco de Triunfo

Construido en la puerta de entrada principal a la Exposición Universal de 1888 (Parque de la Ciudadela), este monumento de 30 metros de alto y proporciones clásicas simboliza el respeto de la ciudad hacia las naciones participantes en la Exposición. El Arco del Triunfo representa la puerta de entrada al progreso de la Barcelona de finales del XIX. 



9. Mercado de Santa Caterina

Construido en los terrenos del antiguo convento de Santa Caterina, fue el primer mercado cubierto de Barcelona (1848). En 2004 el mercado es reformado por los arquitectos Miralles y Tagliablue. Del actual mercado destaca la cubierta ondulada y su mosaico 'gaudiniano' inspirado en los colores de los puestos de fruta y verdura. 

Curiosidad: Durante las obras aparecieron restos arqueológicos del antiguo convento en el subsuelo del mercado.




10. ¡Y los consejos de nuestros Concierges!

Joan Manel Salamanca y Xavier Sanchís -Concierges del Mercer Barcelona, miembros de 'Les Clefs d'Or' y grandes conocedores de la ciudad- nos desvelan algunos de sus rincones favoritos del Born: 

“Si viajáis con niños, os recomendamos visitar el Museo del Chocolate (Calle Comerç, 36). Si queréis relajaros, reservar un circuito de aguas y un masaje en Aire Barcelona (Paseo Picasso, 22). Y si os apetece un auténtico aperitivo barcelonés, acercaros a 'El Xampanyet' (Calle Montcada, 22). O simplemente, disfrutar de este barrio histórico dando una vuelta por sus calles y descubriendo los nombres de los gremios medievales. Nos gusta especialmente la Plaza de las Ollas donde antiguamente estaban instalados los artesanos de utensilios de cocina.”
Mercer Barcelona Concierges
Fechas dulces

Los postres y dulces tienen una extensa historia en la cocina nacional. La repostería va ligada a las celebraciones religiosas cristianas, como es el caso de la Semana Santa sevillana.


HISTORIA DE LA REPOSTERÍA EN ESPAÑA

Cada una de las culturas que han habitado el territorio ha dejado su huella en el recetario dulce tradicional. Los primeros pasteles datan de la época del imperio romano, cuando la apreciada miel de Hispania se mezcla con harina de trigo para las elaboraciones dulces. 

Posteriormente, la cultura árabe impulsa a la repostería española con la importación de la caña de azúcar (en Oriente se refina la caña de azúcar desde el siglo IX) y el empleo de frutos secos (como las almendras) en muchos pasteles.

Con el descubrimiento de América se introducen especias como la canela, la vainilla y el café. Pero el ingrediente que revoluciona la repostería europea es el cacao procedente de México. Los primeros en utilizarlo son los reposteros españoles que le añaden azúcar para compensar su amargor. Rápidamente, el chocolate se convierte en un ingrediente esencial de las recetas, muy apreciado a nivel social. 

Restaurante María Luisa

En el siglo XVIII la repostería nacional bebe de la repostería moderna iniciada en Francia con el desarrollo del hojaldre. A finales del XIX, la proliferación de tiendas especializadas abiertas al público y el desarrollo de nueva maquinaria contribuyen a la popularización de los dulces. 

Mercer Barcelona Desayuno

EL CALENDARIO MÁS DULCE

En la actualidad, las especialidades reposteras son muy variadas según la zona geográfica y están muy vinculadas a las celebraciones religiosas cristianas. A lo largo del año pueden degustarse una gran variedad de dulces típicos, pero son la Navidad y la Semana Santa las fechas con mayor número de preparaciones dulces en todo el país.

LAS TORRIJAS DE LA SEMANA SANTA SEVILLANA

La torrija es una de las protagonistas de la Semana Santa en Sevilla. Este dulce tradicional es una receta de aprovechamiento originaria del siglo XV. La base de la torrija es una rebanada de pan (habitualmente pan duro de días anteriores) empapada en leche o vino, rebozada en huevo batido, frita en aceite de oliva hasta dorarla y bañada en miel, azúcar o canela. ¡No os perdáis su receta!

VER RECETA TORRIJAS CASERAS

María Luisa Restaurant

En el Restaurante María Luisa del Mercer Hotel Sevilla el chef elabora un postre de torrijas caseras con burbujas de miel y sorbete de mango. 

Y es que tanto en el Mercer Sevilla como en el Mercer Barcelona los postres y dulces también son protagonistas de nuestras cocinas y con ellos tratamos de sorprender a nuestros huéspedes y compartir nuestra cultura y tradiciones locales.

Mercer Barcelona

Los patios andaluces

El patio andaluz constituye el espacio común por excelencia en la arquitectura popular del sur. Romanos, árabes y cristianos afianzaron esta característica arquitectónica andaluza, a través de los siglos.

LOS PATIOS ROMANOS

En las casas de los patricios o familias romanas pudientes (las ‘domus’) solía haber un estanque para recoger el agua de lluvia (el ‘impluvium’) situado en el centro de un patio abierto (el ‘atrium’) y alrededor del cual se distribuían las habitaciones (las ‘cubiculas’). Los patios de la Hispania romana solían ser de mármol, estar rodeados por pórticos de columnas y adornados con pequeñas estatuas y vegetación. 

LOS PATIOS MUSULMANES

El modelo de patio musulmán, que se desarrolló en el Al-Ándalus a partir del siglo X, tiene su origen en Oriente donde tradicionalmente se adornan las casas con plantas, flores, fuentes, canales o pozos, a modo de representación simbólica del ‘Jardín del Paraíso’. 


LOS PATIOS SEVILLANOS

Sevilla cuenta con monumentales ejemplos de patios como el de los Naranjos en la Catedral (originario de la primitiva Mezquita Mayor del siglo XII sobre la que se levantó la Catedral); o los históricos patios de 'Las Doncellas' y 'Las Muñecas' del Real Alcázar; o el patio del Palacio de Dueñas en el que jugó el poeta Antonio Machado en su infancia, entre muchos otros.


LA VIDA EN LOS PATIOS

El patio representaba el corazón de la casa, el espacio que vertebraba la vida social de la familia y donde se compartían bailes, cantos, comidas, fiestas y eventos. En torno a este patio interior se organizaba el resto de la vivienda. Algunas casas tenían varios patios, destinados a la vida privada de los señores, la familia y el servicio doméstico. Al tratarse de un espacio descubierto, el patio mejoraba el acondicionamiento de la vivienda, permitiendo que la entrada de luz en las zonas interiores de la casa, de día, y que el aire fresco circulara hacia las habitaciones adyacentes, de noche. 

La articulación de la vida alrededor de los patios se refleja también a nivel folclórico, con la celebración de fiestas primaverales en distintas poblaciones andaluzadas, como la fiesta de los patios de Córdoba o las Fiesta de las Cruces de Mayo de Sevilla.

EL PATIO DEL HOTEL MERCER SEVILLA

Son muchos los estilos de patios sevillanos. Más allá del clásico patio andaluz de azulejos y aljibe, existen conceptos modernos que su vez son fieles a la tradición. Es el caso del patio del Mercer Sevilla

Mercer Sevilla

El hotel está situado en la antigua Casa Palacio Castelar, un palacete burgués del siglo XIX reformado por el equipo de los reconocidos arquitectos sevillanos Cruz y Ortiz. Conserva con acierto elementos originales de la Casa-Palacio como el espectacular patio central andaluz -el alma del Mercer Sevilla- alrededor del cual se estructuran las 12 habitaciones del hotel. 

Mercer Sevilla

Se trata de un bello patio central con suelos de mármol, cubierto por una espectacular cúpula que baña el espacio de luz natural y armonía. Entorno el patio se descubren los arcos, la majestuosa escalinata de mármol y los techos altos de la planta noble de la Casa Palacio Castelar.

Mercer Sevilla
De paseo por La Rambla de Barcelona

Situada a tan solo 8 minutos a pie del Mercer Barcelona, Las Rambla discurre en 1,2km: Un agradable paseo desde la Plaça Catalunya hasta el mar. Más de 78 millones de personas al año circulan por la calle más famosa de la ciudad...


“La calle donde viven juntas a la vez las cuatro estaciones del año, la única calle de la tierra que yo desearía que no acabara nunca”. [Federico García Lorca]
HISTORIA DE LA RAMBLA

En el XVIII se inicia el derribo de las murallas que rodeaban Barcelona. La Rambla (que durante siglos no fue más que un torrente de agua para abastecer la ciudad) se urbaniza y transforma en un paseo en el que la burguesía catalana instala sus residencias en bellos palacios. Los barceloneses convierten La Rambla en el eje principal de su nueva ciudad, en el que uno podía alquilar una silla y contemplar el espectáculo de la vida.



PUNTOS DE INTERÉS: LA RAMBLA DE NORTE A SUR

FUENTE DE 'CANALETES'

El nombre de Canaletes hace referencia a los canales que abastecían de agua a la ciudad (XIV). La actual fuente se crea con motivo de la Exposición Universal de 1888. Según la leyenda, quien bebe agua de esta fuente, vuelve a Barcelona. Otra particularidad es que alrededor de la fuente se congregan los aficionados del F.C. Barcelona para celebrar los triunfos de su equipo.



'PALAU MOJA'

El también denominado Palacio del marqués de Comillas es una casa señorial de estilo neoclásico construida en 1774 por el marqués de Moja sobre lo que fueron la torre y las murallas de la “Portaferrissa”, una de las puertas de entrada de la Barcelona medieval. Declarado Bien Cultural de Interés Nacional, en la actualidad es la Casa del Patrimonio Catalán.


'PORTAFERRISSA'

La "Porta Ferriça" (Puerta de Hierro) era una de las puertas de acceso a la ciudad amurallada (s. XIII). En una de sus torres se instaló un surtidor público de agua potable que abastecía la ciudad, lo que popularizó la “Porta Ferriça” entre los vecinos. En la actualidad, tanto la fuente como la calle mantienen el nombre de la antigua puerta que estaba decorada con unas barras de hierro (unidades de medida de la época). En las baldosas de cerámica de la actual fuente están representadas escenas de la vida cotidiana de la época.


MERCADO DE LA BOQUERÍA

Ya en el siglo XIII, los comerciantes instalaban sus puestos ambulantes en este emplazamiento de La Rambla y lo hacían fuera de las murallas para ahorrarse el impuesto de entrada de mercancías a la ciudad. El mercado se inaugura en el XIX sobre los terrenos del antiguo convento de Sant Josep. Hoy en día es el mercado municipal más grande de Cataluña con más de 200 comerciantes y uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad.


CASA BRUNO CUADROS

En 1883 el arquitecto Josep Vilaseca se encarga de reformar el edificio y la tienda de paraguas de Bruno Cuadros situada en la planta baja, siguiendo el estilo modernista que empezaba a estar de moda. La también conocida como “Casa de los paraguas” aporta un toque oriental a las eclécticas Ramblas.


MOSAICO DE JOAN MIRÓ

El pavimento Miró es inaugurado en 1976 en la Plaza de la Boquería de la Rambla. Uno de los principales representantes del surrealismo abstracto a nivel internacional, Joan Miró idea el mosaico como saludo a los viajeros llegados por mar. La obra no tiene ninguna protección y los visitantes de la Rambla pasean a diario sobre su pavimento, tal y como indicó expresamente el artista en su día



'GRAN TEATRE DEL LICEU'

Desde 1847 'El Liceo' ha sido escenario de las más prestigiosas obras que lo han situado como uno de los teatros de ópera más importantes del mundo. También ha sido el lugar de encuentro de la clase alta catalana (en los pisos inferiores del teatro), mientas que las clases menos adineradas compartían su afición por la ópera en los pisos superiores. Tras su incendio en 1994, se reconstruye incorporando notables mejoras tecnológicas que lo convierten en uno de los teatros más modernos del mundo.



'PLAÇA REIAL'

Un año más tarde al inicio de la construcción del Liceo, se pone en marcha la urbanización de la Plaza Real en los terrenos del antiguo Convento de los Capuchinos. La plaza fue elegida en su día como vivienda de importantes familias barcelonesas. Actualmente, tiene un carácter más bohemio y bullicioso.


'PALAU GÜELL'

El industrial, político y mecenas barcelonés Eusebi Güell encarga a Antoni Gaudí la construcción de su nueva residencia familiar (1886). El resultado es una singular mansión adaptada a las necesidades familiares y sociales de los Güell. El palacio modernista fue declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO.



MONUMENTO A COLÓN

Situado en la confluencia entre La Rambla y el 'Port Vell' (Puerto Viejo), fue construido con motivo de la Exposición Universal de Barcelona (1888). Mide 57m de alto y un ascensor interior permite subir hasta su mirador. El dedo de Colón señala el mar (inicialmente se dijo que señalaba a América, que está situada en sentido contrario).



Otros puntos de interés en La Rambla de Barcelona, cercanos al Mercer Hotel Barcelona: Virreina Centre la Imatge, Museo de la Cera, Bosc de les Fades, Arts Santa Mònica, Museu Marítim y Aquàrium.

Lo mejor del Barrio Gótico, a pocos minutos del Mercer Barcelona

El Barrio Gótico, núcleo original de la primitiva Barcino romana y la Barcelona medieval sigue siendo hoy en día el corazón la ciudad. Sus calles, plazas, palacios y monumentos rebosan historia y leyendas.


Situado en el corazón del Barrio Gótico, el Mercer Barcelona dispone de una maravillosa ubicación para descubrir algunos de los puntos de interés más significativos de la ciudad, dando un agradable paseo y disfrutando de su ambiente.



Catedral de Barcelona

A tan solo 4 minutos caminando desde el hotel, se encuentra la Catedral de Barcelona, también denominada "la Seu" o la "Catedral de la Santa Creu i Santa Eulàlia" (patrona de la ciudad). Fue construida a lo largo de 150 años, entre los siglos XIII y XV. La fachada actual se levantó con motivo de la Exposición Universal de 1888 siguiendo el estilo neogótico. La Catedral es uno de los mejores exponentes de la arquitectura gótica en la ciudad.

Curiosidades: ¿Sabías que las gárgolas de la Catedral tienen formas de animales fantásticos?


Muralla Romana

La muralla fundacional (del siglo I a.C.) rodeaba la Barcino romana, con 4 puertas de acceso que coincidían con las calles principales que cruzaban la ciudad de extremo a extremo, con fosas y algunas torres defensivas. En el siglo IV, Barcino vuelve a fortificarse. La segunda muralla romana se erige frente a la muralla existente, con 16 metros de alto y 76 torres de defensa. Esta nueva muralla convierte la ciudad en una plaza fuerte y permite defenderla hasta la Edad Media. Los restos de la muralla y sus torres son visibles en distintos tramos del Gótico, como en la Plaza de Ramón Berenguer "el Gran", junto a la Catedral.

Curiosidades: Una de las torres de defensa de la muralla romana está situada en el interior del propio Mercer Barcelona.


Plaça Sant Jaume

La Plaça Sant Jaume es el centro político de Barcelona, con los palacios de Generalitat (gobierno autonómico de Cataluña) y el Ayuntamiento. Vale la pena acceder a la plaza por la Calle del Bisbe y no perderse la Puerta del Bisbe (la única de las 4 puertas de la muralla fundacional que se conserva en la actualidad), ni el acceso al bello claustro de la Catedral o el emblemático Puente del Bisbe que une la Generalitat con la "Casa dels Canonges" (antigua residencia de los Presidentes catalanes), obra del arquitecto Joan Rubió i Bellver, discípulo de Gaudí.

Curiosidades: Bajo el Puente del Bisbe se encuentra una misteriosa calavera: Cuenta la leyenda que a los que atraviesen dicho puente de espaldas mirando la calavera, se les concederá un deseo.


Plaça del Rei

La Plaça del Rei es magnífico testimonio del pasado medieval de la ciudad. Esta pequeña plaza alberga importantes edificios, como el Palau Reial Major, una de las principales residencias de los Condes catalanes entre los siglos XIII y XV, el mirador del "Rei Martí" con vistas sobre la ciudad, la Capilla Real de Santa Àgata edificada en el siglo XIV sobre la muralla romana y el "Palau del Lloctintent" del siglo XVI con un bello patio renacentista y actual sede del "Arxiu de la Corona d'Aragó".

Curiosidades: En el subsuelo de la plaza se conservan impresionantes restos arqueológicos de la Barcelona romana, que pueden visitarse en el "Museu d'Història de la Ciutat".


Plaça del Pí

Rodeada de las animadas plazas del Pí y de Sant Josep Oriol, en un ambiente entre medieval y bohemio, se esconde la Basílica de Santa Maria del Pí. Se trata de una construcción de estilo gótico catalán. Su rosetón del siglo XIV, el más grande de Cataluña, fue destruido en 1936 durante la Guerra Civil española y reconstruido unos años más tarde. Desde su campanario, abierto al público recientemente, puede disfrutarse de una panorámica de la ciudad.

Frente a la Basílica se ubica el edificio sede del antiguo gremio medieval de tenderos (Casa del "Gremi dels Revenedors"). Su preciosa fachada cuenta con la escultura de San Miguel (patrón del gremio), así como con unos bellos esgrafiados, los más antiguos de la ciudad.

Curiosidades: En la vecina Calle Petritxol se pueden degustar los mejores chocolates calientes de la ciudad.


Plaça Reial

Se trata de la plaza porticada más popular de la ciudad, en la que destacan la fuente de las Tres Gracias, las farolas (uno de los primeros trabajos de Gaudí en Barcelona, en 1879) y las características palmeras. Antaño habitada por importantes familias barcelonesas, actualmente la plaza es uno de los puntos más míticos y vibrantes de la ciudad, tanto de día como de noche.

Curiosidades: Junto a la plaza, en la Calle del Vidre 1, se encuentra la “Herboristeria del Rei”, uno de los comercios más antiguos de Barcelona. Data de 1818 y fue reformado en 1857 cuando su fundador fue nombrado "Herbolario de Cámara de S.M. la Reina" y "Proveedor de la Casa Real" por Isabel II.



El patrimonio histórico que concentra el Barrio Gótico de Barcelona es impresionante. Y por su inmejorable ubicación, el Mercer Barcelona permite alojarse a un paso de todo ellos.

Barcelona Modernista

Barcelona Modernista

EL ‘MODERNISME’

Tras los avances de la Segunda Revolución Industrial, surge una corriente renovadora en varios países europeos (Art Nouveau francés, Jugendstil alemán o Modern Style inglés, entre otros). En la línea de esta tendencia europea, aparece el Modernismo como un movimiento cultural que busca modernizar la sociedad catalana.

Pese a desarrollarse en múltiples disciplinas (pintura, escultura, artes decorativas, música o literatura), su aplicación más destacada es la arquitectura, que vive una auténtica transformación entre 1885 y 1920, particularmente en Barcelona.



SU CONTEXTO

Entre mediados y finales del XIX, Barcelona asiste al derribo de las murallas que rodean la ciudad, se urbanizan los terrenos extramuros, nace el barrio del Eixample y se celebra la Exposición Universal de 1888. La ciudad está en plena transformación. Proliferan editoriales, imprentas, periódicos, entidades y asociaciones. Y con este desarrollo económico y urbanístico, crece una nueva burguesía industrial, acomodada, ilustrada y con aires de modernidad.

El nuevo distrito del Eixample se pone de moda y su arteria principal (el Passeig de Gràcia) es elegida por la burguesía para fijar sus residencias. La arquitectura se convierte en un signo de estatus: Tener una casa modernista permite destacar en los círculos sociales. En consecuencia, la ciudad se convierte en un hervidero constructivo de la mano de los mejores arquitectos catalanes. Algunos de estos burgueses acaban siendo admiradores, amigos y mecenas de los arquitectos, como es el caso del Conde Güell y el arquitecto Antoni Gaudí, quienes colaborarán durante décadas en varios proyectos.



CARACTERÍSTICAS DE LA ARQUITECTURA MODERNISTA

El Modernismo un movimiento heterogéneo en el que cada artista tiene su estilo personal, pero todos coinciden en la voluntad de romper con los criterios estéticos tradicionales, rechazar el estilo arquitectónico pobre e industrial de la primera mitad del siglo XX, crear nuevas formas alejadas del academicismo y situar Barcelona a la altura de las nuevas corrientes europeas.

“La originalidad consiste en volver al origen; así pues original es aquello que vuelve a la simplicidad de las primeras soluciones.” (Antoni Gaudí)

La renovación artística se basa en la libertad creativa, la simbología y la profusión de detalles en la decoración. Los nuevos conceptos arquitectónicos se inspiran en la naturaleza (formas orgánicas y coloristas) y el movimiento (formas curvas y asimétricas). El uso de nuevos materiales constructivos post-industriales (como las estructuras de hierro) convive con técnicas tradicionales y oficios artesanales (como el de herrero o vidriero). Nacen nuevas soluciones de espacio, luz e interiorismo.



PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

En esta ciudad nueva, alegre y adinerada, los jóvenes arquitectos encuentran el marco idóneo para desarrollar nuevas formas de expresión, libres, modernas, personales y creativas. El legado de la arquitectura modernista abarca de más de 100 obras de arquitectos locales tan destacados como Josep Puig i Cadafalch, Lluís Domènech i Montaner y Antoni Gaudí, estandarte del 'Modernisme' catalán.

Algunas de las obras de estos dos últimos han sido catalogadas como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco: El Palau de la Música Catalana o el Hospital de Sant Pau (obras de Domènech i Montaner), así como el Palau Güell, el Park Güell, las Casas Vicens, Batlló y Milà o la fachada de la Natividad y cripta de la Basílica de la Sagrada Familia de Antoni Gaudí.



CURIOSIDADES MODERNISTAS

EL 'QUADRAT D’OR'

El distrito del Eixample, centro residencial burgués de la época, concentra la mayor parte de edificios modernistas. Esta zona, conocida como el ‘Quadrat d'Or' (Cuadrado de Oro) forma parte de la ‘Ruta del Modernisme’, un recorrido por la arquitectura modernista que transcurre por las calles del centro de Barcelona. Los principales ejes de este itinerario están indicados en el pavimento mediante unas baldosas rojas en forma de flor (denominadas 'panots'), similares a las creadas por el arquitecto Puig i Cadafalch para el patio de carruajes en la Casa de la familia Amatller y posteriormente empleadas para pavimentar numerosas calles de Barcelona.



LA MANZANA DE LA DISCORDIA

Dentro del 'Quadrat d’Or', en el tramo de Passeig de Gràcia comprendido entre las calles Aragó y Consell de Cent, los arquitectos Puig i Cadafalch, Domènech i Montaner y Gaudí, construyeron las casas para las familias Amatller (1898), Lleó Morera (1902) y Batlló (1904) respectivamente. Los barceloneses bautizaron este tramo como la ‘Manzana de la discordia’ ante la imposibilidad de determinar cuál de estas espectaculares casas era la más bella, así como por la supuesta rivalidad existente entre los arquitectos.



En definitiva, estos y otros sensacionales edificios modernistas siguen siendo parte imprescindible de la personalidad de la Barcelona actual. El Departamento de Guest Relations del Mercer Hotel Barcelona estará encantado de organizarle un tour privado con guía oficial para que descubra la singularidad y genialidad arquitectónica de finales del XIX y principios del XX.

Nuestras 7 maravillas de Sevilla

Presentamos nuestra Sevilla: Nuestras 7 recomendaciones para disfrutar de sus encantos.

Alojarse en una de las 12 exclusivas habitaciones del Mercer Sevilla, nuestro hotel de lujo situado en un palacete burgués del siglo XIX, envolverse de su arquitectura neo-clásica y su delicado interiorismo, o disfrutar de su servicio sobresaliente y su innovadora gastronomía, son buenas razones para visitar Sevilla. Y si a todo ello, añadimos que la ciudad ofrece un maravilloso marco histórico y cultural que queda grabado en la memoria del visitante, no hay excusas para planificar una escapada a la capital andaluza.

Mercer Hotel Sevilla

1. Catedral

Su construcción se inicia en el siglo XV, sobre la antigua Mezquita de la que se conservan el alminar (la famosa Giralda, uno de los símbolos de la ciudad) y el patio de los Naranjos (claustro). Declarada Patrimonio de la Humanidad, esta espectacular construcción gótica sorprende por su tamaño. Su interior alberga, entre otras, obras de arte de Murillo o Zurbarán y los restos mortales de Cristóbal Colón.

¿Sabías que? La Catedral de Sevilla está considerada uno de los templos cristianos más grandes del mundo, tras San Pedro (Roma) y San Pablo (Londres).
Nuestra recomendación: Visitar las cubiertas de la Catedral y disfrutar de la panorámica de la ciudad.


2. Torre del Oro

Situada a escasos metros del hotel, la Torre del Oro cuenta con una excepcional ubicación en el margen izquierdo del Guadalquivir, frente a la Calle Betis y junto a la Real Maestranza. Fue construida en el siglo XIII para cerrar el paso al Arenal (antigua entrada fluvial de Sevilla) mediante un tramo de muralla que unía las Torres del Oro y de la Plata, como parte del sistema defensivo de la ciudad. Protagonista de la historia y leyendas de Sevilla, es otro de los emblemas de la ciudad.

¿Sabías que? Actualmente alberga el Museo Naval de Sevilla.
Nuestra recomendación: Contemplar la Torre del Oro desde el Puente de Triana o al Puente de San Telmo al atardecer, o bien navegando por el Guadalquivir.


3. Real Alcázar

Situado junto a la Catedral, es el Palacio Real en uso más antiguo de Europa. Patrimonio de la Humanidad, este espectacular conjunto arquitectónico es un referente de la integración de culturas y de estilos artísticos desde el siglo XI. El Patio de las Doncellas, el Patio del Yeso, la Alcoba Real o el Salón de los Embajadores, entre otros, son pedazos de nuestra historia, de visita obligada.

¿Sabías que? Sus jardines fueron elegidos como escenario de la serie ‘Juego de Tronos’.
Nuestra recomendación: El Real Alcázar no puede entenderse sin visitar sus jardines y sus fuentes, de una belleza singular.


4. Archivo General de Indias

Tras el descubrimiento de América, Sevilla fue elegida como puerto exclusivo para el comercio con este continente, lo que supuso un incremento de su comercio y riqueza. El Archivo General de Indias se creó en 1785 para centralizar toda la documentación relacionada con la administración de las colonias españolas. Declarado Patrimonio de la Humanidad, se trata de un testimonio excepcional del Siglo de Oro español.

¿Sabías que? Conserva piezas de enorme valor histórico, como textos de Colón, Magallanes o Pizarro.
Nuestra recomendación: Una visita obligada para aquellos aficionados a la historia.
5. Triana

Triana, uno de los barrios más populares de Sevilla, está situada en el margen izquierdo del Guadalquivir. Antiguamente, era el barrio que se encontraba fuera de la muralla que rodeaba la ciudad. Cruzando el Puente de Triana, a 10 minutos andando desde el hotel, el visitante accede un barrio famoso por su ambiente, de tradición marinera, artesana y artística. Conviene no perderse la animación de sus calles, la Capilla del Carmen, el Mercado de Triana, los restos del Castillo de San Jorge, la Plaza del Altozano, el Paseo de la O, la Iglesia de Santa Ana, la Capilla de los Marineros o el callejón de la Inquisición.

¿Sabías que? El museo de la cerámica de Triana expone la historia de la tradición alfarera del barrio.
Nuestra recomendación: Pasear por la Calle Betis, una de las calles más famosas de la ciudad, para contemplar el Guadalquivir y las vistas sobre el Barrio del Arenal.


6. Santa Cruz

Santa Cruz, antiguo barrio judío de Sevilla, es un laberinto de calles estrechas, callejones y plazas, herencia de la antigua judería para impedir el paso del sol y crear corrientes de aire fresco. Tanto de día como de noche es uno de los barrios con más magia de Sevilla. Vale la pena perderse por el patio de Banderas, el callejón de Agua, las plazas del Triunfo, de Santa Cruz o de los Venerables, y darse el tiempo de disfrutar de sus bares, terrazas, casas encaladas y el aroma de sus flores.

¿Sabías que? Desde la calle Mateos Gago se contempla una de las mejores vistas de La Giralda.
Nuestra recomendación: Sentarse a la sombra de los naranjos en uno de los bancos de la preciosa Plaza de Doña Elvira...


7. Plaza España

Este espectacular conjunto arquitectónico de 50.000m² está enclavado en el Parque de María Luisa y fue proyectado con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929 por el arquitecto sevillano Aníbal González. La Plaza de España está repleta de referencias históricas: Por ejemplo, su forma semi-elíptica simboliza el abrazo entre la antigua ciudad y sus colonias; su orientación hacia el Guadalquivir, indica el camino hacia América; y sus 4 puentes representan los antiguos reinos de España.

¿Sabías que? La Plaza España ha sido escenario de conocidas películas como ‘Laurence de Arabia’ (1962) o ‘Star Wars Episodio II: El Ataque de los Clones’ (2002).
Nuestra recomendación: Realizar un paseo en barca por los canales de la Plaza España…



Estas son solo algunas de nuestras breves recomendaciones para disfrutar en Sevilla. Pero, en realidad, existen ‘infinitas Sevillas’. La ciudad ofrece a los visitantes su patrimonio, su tradición y su arte. Contemplar las vistas desde el mirador del Metropol Parasol, realizar una ruta por sus múltiples iglesias y palacios, dar una vuelta en carruaje por el Parque de María Luisa o relajarse a orillas del Guadalquivir, son otras de las muchas razones para enamorarse de la magia de Sevilla y desear volver.


Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación. Si pulsa "aceptar" o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo. Encontrará más información en nuestra Política de cookies.